jueves, febrero 16, 2006

Mis rarezas II

La verdad, se me quedan cortas 5 rarezas. Vamos a por otras 5.

6.- Tengo que quedarme dormido boca abajo. Si lo intento boca arriba, no lo consigo. Tiene que ser boca abajo y con parte de la pierna derecha por fuera de la cama. Eso sí, me despierto boca arriba. Parece ser que en algún momento de la noche me impulso hacia arriba con los brazos, doy media vuelta en el aire y caigo boca arriba en la cama. Todo sin despertarme, con dos cojones.
7.- No soporto que me entre spam en el outlook. Cuando abro el correo todas las mañanas entro en el mailbox para borrar los spam antes de que se descarguen a mi ordenador. Tardo más, seguro que si los dejo entrar y los borro una vez descargados tardaría menos, pero es una cuestión de orgullo.
8.- Cuando tengo frío, bostezo. Vale, bostezo por sueño y por aburrimiento, como todo el mundo. Pero cuando tengo frío, también. Lo cual me ha provocado situaciones extrañas con chicas por las que yo mostraba interés. "Si tanto te aburre estar conmigo, ¿por qué me has llamado?"
9.- Mi ritual para dormir. Sí, boca abajo. Pero hasta que llegamos allí... Oh, baby, es un camino duro. Primero tengo que tumbarme boca arriba un rato, con la cara interior del codo derecho tapándome los ojos. Así un par de minutos. Después, me pongo boca abajo. Con el brazo izquierdo por debajo de la almohada, el derecho por encima, y mirando hacia la izquierda. Otros dos o tres minutos. Luego doy la vuelta: mirando a la derecha, brazo derecho por debajo, izquierdo por arriba. Me quedo dormido así. Ah, por cierto, necesito que mi mente divague así. Si no divaga la muy cabrona, me visualizo a mí mismo volando. Y si no consigo eso... prepárate para una noche de insomnio.
10.- La ducha. Tardo más en prepararla que en dármela. Antes de entrar, tengo que:
  • Colgar el albornoz en el toallero.
  • Poner en el suelo, paralela a la bañera, una toalla perfectamente estirada.
  • Poner otra toalla a lo largo del cuarto de baño, perpendicular a la anterior. Sin arrugas, también.
  • Si no voy a afeitarme, poner una toalla para el pelo encima del albornoz. Si voy a afeitarme, la toalla para el pelo va al toallero, pero tengo que tener encima del lavabo el gel de afeitado, el after shave y la maquinilla. Por cierto, me afeito con cuchilla.
  • Tengo que tener encendida la luz del espejo del baño.
  • Si es antes de las 21:30, tengo que ponerme música. Mi reproductor de cd portátil se pone encima del bidet. Y no cualquier cd vale para la ducha. Últimamente, uso el Weak on the rocks de Cycle.
  • Tengo que tener los gallumbos limpios encima del armario del baño. La ropa sucia se queda detrás de la puerta de mi habitación. Después de ducharme vuelvo a mi cuarto (en gallumbos), me visto y llevo la ropa al cesto de la ropa sucia.

¿Suficientemente peculiar?

Quizás no tardando demasiado haya una tercera entrega.

1 comentario:

Vampiresa dijo...

Sip. Ya te decía yo que nos iban a hacer falta 100...