jueves, noviembre 19, 2009

No eres tú, soy yo...

El título del post de hoy es una excusa típica para dejar tirado a tu pareja sin querer dar explicaciones. Y no, no estoy diciendo que tenga una crisis matrimonial, que afortunadamente en ese campo va todo a la perfección.

Estoy hablando de mi divorcio del power metal. Recuerdo que hasta los veintipico era un género que me encantaba. Me parecían obras maestras los primeros 4-5 discos de Helloween (y alguno suelto con Andi Deris a la voz), casi todo lo de Gamma Ray, los primeros de Heavens Gate, Sonata Arctica, Blind Guardian... pero según me iba acercando a la treintena este estilo me gustaba cada vez menos. El No World Order de Gamma Ray ya me pareció flojo, y el Majestic me aburrió soberanamente. Con A Night At The Opera de Blind Guardian sentí que me habían tomado el pelo, y de A Twist In The Myth escuché sólo el single y tuve suficiente para saber que no quería saber más. Helloween sacaron un disco decente en el '96, The Time Of The Oath, y el resto es para quemarlos. Incluso se atrevieron a profanar el nombre de Keeper Of The Seven Keys con una infame e innecesaria tercera parte.

Poco a poco me fui alejando del power en busca de pastos más verdes. El hard rock estilo años 80, el rock progresivo, el heavy metal clásico o incluso sonidos extremos tipo black o death se instalaron permanentemente en mi oído. Y pensé que me hacía mayor para el jevi de elfitos y unicornios.

Hasta ayer.

Ayer, mientras volvía a casa enchufado al iPod en modo aleatorio, sonó Send Me A Sign de Gamma Ray. Y se me pusieron los pelos como escarpias. Vaya, que no es que el power haya dejado de gustarme. Es que a base de repetir los mismos esquemas una y otra vez, ha acabado por hacerse repetitivo y aburrir hasta a las mantas. Y buscando evolucionar un poco se ha movido en direcciones que no convencen.

Resumiendo, que no siempre "no eres tú, soy yo". A veces, toda la culpa es tuya y yo soy totalmente inocente, así que vete a dar la brasa a otro lado.

3 comentarios:

polilla dijo...

y es en estos momentos cuando te das cuenta que te haces mayor....

Enrique Acebes dijo...

No, no me hago mayor, lo que pasa es que acumulo suficiente experiencia musical como para saber que se le están acabando las pilas al Power :-P

Miss M dijo...

No eres tú, soy yo que he caído aquí por casualidad y, como no sé nada del género que mencionas pues no iba a comentar pero, me ha ganado el attentionwhorismo.