viernes, noviembre 25, 2005

Música otoñal

En la última entrega de Gigatrón hay una versión del Patience de GN'R (de nombre Me mola la de Peisens) en la que Charlie Glamour dice no sé qué de que el Lies es ideal para este tiempo otoñal. Se partía el nabo un colega mío con esa frase.
Y desde aquí quiero decir que es cierto. Existe un tipo de música más apropiada para otoño. Al menos, a mí me ocurre que ciertos tipos de música en otoño me satisfacen más que el resto del año. De hecho, habitualmente aparco a mis idolatrados Iron Maiden entre octubre y enero.
¿Por qué?
No sé. La jefa me ha dicho en más de una ocasión que en otoño cambio mucho. Como los árboles, pero en lugar de caérseme las hojas, me pongo más irritable. Una suerte de síndrome premenstrual de cadencia anual. Y mis gustos musicales cambian mucho en estas fechas. La caña burra me sigue gustando (el día que deje de escuchar heavy será cuando esté a dos metros bajo tierra), pero me decanto hacia terrenos más... mmm... sensibles.
Por ejemplo, Tori Amos. Sólo la escucho en estos meses del año. Entre finales de año y el fin del verano, también la escucho. Pero suele servir para ponérmela de fondo, o incluso inspirarme alguna siesta magistral. Pero en otoño... Mr. Zebra me encanta. Me and a gun me pone los pelos como escarpias. Precious things me hace soñar.
Más. Def Leppard. Conocidos por su batería manco y sus himnos de pop metal, tipo Let's get rocked, Animal o Photograph. Pues ahora no puedo parar de escuchar Miss you in a heartbeat, Have you ever needed someone so bad? o Hysteria.
¿Más ejemplos? Venga, va.
The winner loses, de Body Count. Another day de Dream Theater. Empty rooms de Gary Moore. Africa de Toto. No time to lose de Accept. Open your heart de Europe. Living in sin de Bon Jovi. Best days of our lives de Heavens Gate. Something to believe in de Poison. Silent Lucidity de Queensrÿche. Temple of the king de Rainbow. Forever de Stratovarius. Replica de Sonata Arctica. Send me an angel de Scorpions. I saw red de Warrant. Feint de Epica. Gone with the sin de Him. Courage de Manowar.
Pillas por dónde voy, ¿verdad?
Y si tienes huevos, ven y llámame marica. Que puede que me ponga más sensible, pero sigo teniendo huevos.

3 comentarios:

Vampiresa dijo...

Di que si... Con huevos!

Trotty dijo...

Creo q no he oido ni una canción de las q nombras ...
Soy el rey zen de la musica T_T

Vampiresa dijo...

Yo tampoco se de que habla la mitad de las veces...

:P

Tu siguele la corriente...